El programa de Radio 4 De boca a orella, conducido por Sílvia Tarragona, ha vuelto a contar con la presencia como experta de la directora de Gabarró Advocats -Herencias-. Meritxell Gabarró ha comentado cuestiones como los cambios en las herencias después de fiestas, el hecho de que más de un 60% de las últimas voluntades sean hechas por mujeres, y los derechos sucesorios de las parejas de hecho.

“Tanto las Navidades como el verano son momentos de reencuentros familiares”, ha afirmado Gabarró. “Y efectivamente puede ocurrir que se evidencien situaciones que durante el año, como hay poco contacto, no se vean”. Entonces puede ser que una persona opte por modificar su testamento según el comportamiento de un familiar, para no dejarle toda la herencia a este. Y, tal y como vemos en el despacho, los herederos acabarán teniendo mejoras a nivel de impuestos. “Un match entre la voluntad y la fiscalidad”, como ha dicho Gabarró.

Las últimas voluntades

En cuanto a las últimas voluntades, la directora de Gabarró Advocats Herències ha aclarado de qué se trata este concepto. Las últimas voluntades por antonomasia son el testamento (civil), que debe diferenciarse del testamento vital o voluntades anticipadas (estos dos últimos hacen referencia al mismo documento o concepto).

El testamento vital o voluntades anticipadas es un documento en el cual se puede dejar por escrito la voluntad de anticipar la muerte natural, en caso de patología irreversible y final, designando uno o más representantes que se comunicarían con el equipo médico dada la imposibilidad del enfermo de emitir su voluntad consciente. Es muy útil para especificar el tratamiento del cuerpo una vez producida la defunción: donación de órganos, incineración o no, lugar donde depositar las cenizas, funeral, entierro y todo lo que una persona desee.

En cualquier caso, el testamento vital servirá de guía para los familiares que se encuentran en una situación compleja de afrontar, la muerte inminente de un ser querido y la toma de decisiones. En caso de existir el testamento vital, no es necesario tomar decisiones –porque el enfermo las manifestó cuando estaba bien– sino únicamente materializarlas.

Por lo que respecta al testamento civil, es el instrumento más conocido y utilizado para dejar los bienes en herencia.

Las causas

Respecto a que sean más las mujeres las que hacen las últimas voluntades, Meritxell Gabarró lo ha atribuido a los trabajos de cuidados pero también al hecho que exterioricen más sus sentimientos y por eso sean “más valientes” a la hora de hacer un documento sobre qué ocurre si por ejemplo quedan en estado vegetativo.

Por otro lado, Gabarró también ha comentado: “Yo creo que no es un tema tanto de género sino de lo que hemos vivido. Aquellos hijos que han sido cuidadores de sus padres lo tienen claro”. Es decir, lo han vivido y, cuando sean mayores, no quieren que sus hijos sufran.

Al final de la intervención de Gabarró en el De boca a orella, se ha hablado de qué pasa con las
herencias intestadas –cuando no hay testamentoy el fallecido hace más de dos años que
convive en pareja
(aunque no tengan papeles hechos). Podéis recuperar estas reflexiones en el
siguiente enlace: