La directora de nuestro despacho de abogados fue invitada por el profesor Jaume Tarabal Bosch a impartir la clase de “Los negocios mortis causa” a los estudiantes de los grupos de mañana y tarde de 4.º del Grado de Derecho de la Universitat de Barcelona.

El 6 de noviembre Meritxell Gabarró asistió como invitada del profesor Jaume Tarabal Bosch, a impartir la clase de “Los negocios mortis causa”, consistente en analizar e identificar los testamentos, los codicilos y las memorias testamentarias, que provocó que fuera una ponencia muy dinámica y participativa, en la que los estudiantes tuvieron una aproximación a la práctica, más allá de la proporcionada por sus docentes habituales.

Pudieron aprender que hacer testamento no tiene edad -en Cataluña se puede otorgar testamento ante notario a partir de los 14 años- y que es el hecho de tener patrimonio, por poco que sea, y las circunstancias personales, como por ejemplo tener hijos, el que determina la necesidad de otorgarlo.

Durante la clase se remarcó la importancia de no usar codicilos -documento que complementa un testamento para disponer bienes concretos a personas determinadas- sino que intenten asesorar los futuros clientes que directamente modifiquen el testamento -que es esencialmente revocable- y eviten posibles discrepancias o interpretaciones divergentes entre el dispuesto al testamento y al codicilo.

En cambio, sí que se recomendaron las memorias testamentarias, maravillosas para disponer mortis causa de las joyas, por ejemplo; sobre todo si es en forma hológrafa, porque facilita la adaptación constante de la voluntad, ya sea porque se ha hecho una donación en vida, se ha vendido una parte o sencillamente se quiere hacer alguna modificación, entre tantos otros supuestos que podrían existir.